Adiós latente
¡Compártelo!
  • 925
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    925
    Shares

Se sienta

en el más estricto de los silencios,

voltea

y luego me mira a los ojos,

quizá esperando una explicación,

una palabra de aliento,

una excusa,

algo más

que este agreste claroscuro

de mutismos y miradas.

 

Me mira y noto sus lágrimas,

el adiós latente en sus labios

y el frío carnívoro

de la sangre en sus venas,

y sin embargo,

no puedo pronunciar palabra,

quizá porque en el fondo

tengo la terrible seguridad

de que no servirán de nada,

este es un adiós sin retorno.

 

La veo desde mi silla

y siento el olor del invierno

que es el olor del silencio

y de las malvas muertas,

de la soledad enquistada,

de los muros,

y llega a mí la oscura certeza

de que esta historia

ya se ha ahogado

en sus turbias y frías aguas.