Poesía

Autoabsolución

He decidido no recordar más,
no sumar heridas ni recoger
puñales oxidados de tiempo
para acometer el triste ritual
de la autoflagelación
con recuerdos,
y luego resucitar
de entre las lágrimas.

Me indulto del recuerdo,
me doy la amnistía inmediata
que libera de la cárcel de la memoria,
me absuelvo de los pecados
y de la redención innecesaria
para abrir los brazos a la vida.

También puede gustarte...