Camino
¡Compártelo!
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Camino,

siguiendo el intermitente rastro

de su perfume oscuro

y me percato

de que su tiempo no es el mío,

de que el mío

ni siquiera es tiempo,

es abismo.

 

Camino,

alejándome de mí mismo,

siguiéndole ciegamente

a través de la bruma

y de mis propias oscuridades,

le busco con deseo absurdo,

con la anulada voluntad

y la mirada errante.

 

Camino,

ya sin fuerzas ni esperanza,

solo con las sombras

de recuerdos desvanecidos,

de fotografías desleídas

y de arcones enmohecidos

que se fueron acumulando

desde los tiempos muertos.