Poesía

Ciudad solitaria

Soy un silencio, una roca
en un desierto de almas,
una que grita, que aúlla
sin producir sonido alguno,
sin despertar curiosidades
ni encontrar miradas.

¿Qué hay más allá
de las montañas efímeras,
de los ríos,
de las nubes congeladas
y de los cielos incendiados
de las tardes de cada día?

Hay aquí otras rocas,
otros silencios sin remedio,
otros cientos de miles
atrapados en esta soledad,
en este exilio del propio ser,
en esta ciudad solitaria.

También puede gustarte...